Menú

    | Más
    Javier Raygoza Munguía
    Director del semanario PÁGINA Que sí se lee!
    de la Ribera de Chapala

    EDUCACIÓN RELIGIOSA DEL PUEBLO

     

    El Convento Franciscano

     

    AL RECORDARLO, todos hacemos con interés esta pregunta: ¿ Y que sucedió con el convento que había aquí y que albergó a hombres tan ilustres como aquellos de quien ya hemos hecho mención?

     

    Recordamos lo que dice el P. Tello de dicho convento, que en 1586 rea una casita pequeña que aún no estaba acabada, que en ella moraba un solo religioso y que tenía alrededor era una casita pequeña que aún no estaba acabada, que en ella moraba un solo religioso y que tenía alrededor una

     

    buena huerta de naranjos. Cuando escribió el P, Tello, o sea por los años de 1653, era presidencia, o convento un sacerdote con dos “visitas” o pueblo filiales, que eran Ixtlahuacán y Santa Cruz. Ajijic era entonces el convento mayor, de donde salía los religiosos para los otros lugares.

     

    Hasta el 30 de agosto de 1755 estuvo al frente de este convento de Chapala el Rev. P. Fr. Nicolás de Siordia, que fue el último “Doctrinero” (41) franciscano que se recuerda, pasando a ser luego curato, a cargo de clero secular. El 16 de diciembre de 1756 tomó posesión, con el carácter de “Cura Beneficiado por su Majestad” el Pbro. Lic. D. Nicolás Ortega y Sarabia; como consta en la Pág. 27 fr. Del Libro No. 5 de Bautismo, por no haber entonces libro de gobierno, que se empezó a llevar poco después.

     

    Desde entonces quedó abandonada la casa del Convento hasta convertirse en ruinas.

     

    Muchas personas que viven actualmente vieron aún a principios de este siglo esas ruinas, y en ellas unos hornos de cal.

     

    El convento junto al costado de la Parroquia, hacia la espalda, con puerta a la actual calle de Juárez que hasta 1913 se llamó calle del Exconvento, en el lugar que ahora ocupa el jardín de la casa del Sr. D. Zenén Camarena (conocida por casa de Braniff) y se extendía hasta el Lago. En el año 1895, cuando se inauguró el Hotel Arzapalo se ocupó ese lugar con caballerizas de dicho Hotel.

     

    Doscientos años atendieron esta Parroquia los Reverendos PP. Franciscanos, haciendo mucho bien espiritual y material: enseñando a los indios desde a conocer a Dios, a vestirse, a vivir en casa y en poblaciones, a sembrar árboles y plantas, a practicar las virtudes cristianas, como la pureza, dejando su vida desordenada de poligamía que llevaban, la caridad y vida social, que ejercitaban en sus hospitales y en cargos sociales que tenían, como los de la Acción Caótica, los que llamaban “mayordomos, diputados, tenanches, etc.”. de los pueblos y que atendían y remediaban en lo posible las necesidades espirituales de los mismos. Instituciones que duraron casi hasta nuestros tiempos.

     

     

     

    El clero secular

     

    Desde hace otros doscientos años son los sacerdotes del Clero Secular los que han atendido estos lugares, continuando y complementarlo la abra civilizadora iniciada por los franciscanos. El primer Párroco de Clero Secular cuyo nombre y firma consta en el 1er. Libro de Gobierno de esta Parroquia, en la Pág. 76, es el Bachiller D. Antonio Manuel Velázquez de Lara.

     

    En tiempos de este Sr. Cura, el año 1768, por disposición del “Ilmo. Sr. Dr. D. Diego de Rivas y el Velasco, Obispo de Guadalajara, Nuevo Reino de Galicia, y de León, Provincias de Nayarit, California, Coahuila y Texas,” se hizo un mapa de la Parroquia, que aquí reproducimos, y un censo de la población que arrojaba los datos que damos en seguida, en un breve resumen:

     

    La Parroquia se extendía entonces de Oriente a Poniente desde donde es ahora el pueblo de Tlachichilco hasta la población de Chapala. Aquí terminaba su jurisdicción del Beneficio de Ajijic. 

     

    EL referido censo dice que en este Parroquia había solamente los siguientes pueblos: “Chapala con 57 familias, de indios que hablan el idioma mexicano, y se mantienen de la pesca de la Laguna y de su corta labranza como también de algunos árboles frutales. Hay además 17 familias de razón (sic), y se mantiene también de su labranza cortamente, componen por todos 350 habitantes.

     

    “Siguiendo el rumbo del oriente a distancia de una legua de tierra llena algo montuosa está el pueblo nombrado de STA. Cruz y se compone de veyte (sic) y ocho familias, y se mantienen de su labranza con mucha cortedad. De razón hay cuatro familia pobres que se mantienen al modo de los Indios.”

     

    “Siguiendo el rumbo del Oriente a legua y media de tierra llana auque montuosa, está un rancho que llaman de los Ibarras, españoles, confina con la Lagunas, y se mantienen principalmente de la pesca y de la labranza, y son veyte, (sic) y ocho personas ellos y los sirvientes.”

     

    “siguiendo el rumbo del Oriente del rancho de los Ibarra a distancias de legua y media de tierra pedregosa, está un pueblo llamado Sn. Juan Bautista (sic), de Indios revueltos mulatos, que se mantienen la pesca y de la labranza cortamente y son cuarenta familias, que componen ciento ochenta y cinco personas.

     

    “De la cabecera, o Pueblo de Chapala, siguiendo rumbo entre oriente y norte, a distancia de dos leguas de tierra doblada está un pueblo nombrado Yxtlahuacán, de Indios que se mantienen de la labranza y árboles frutales y son ochenta familias, que componen 269 personas, con más uno de razón que pasa con un tienda.”

     

    “De este pueblo de Yxtlahuacán, siguiendo rumbo entre oriente y norte, de distancia de legua y media, esta la Hacienda de Buenavista, de D. Francisco Martaraña, que tiene bienes muebles y tierras de labor de trigo, y mays con que pasa la vida con comodidad, y habitan dicha Hacienda, con siguientes (sic) y arrendatarios, (sic) ciento cincuenta y cuatro personas. “

     

    “De esta Hacienda de Buenavista siguiendo rumbo del norte a distancia de media legua está una Hacienda nombrada Cedros, de Dña. Josefa Gómez Vda., que tiene bienes de campo y labores de trigo y mays con que pasa la vida con comodidad y son los que habitan con gente de servicios, ciento veyte, (sic) y cuatro personas, y es el último termino de este curato de Chapala.”

     

    Hay además unos pequeños ranchos, uno llamado de los Ruices, de españoles, con cuarenta y tres habitantes; otro de un fulano Siordia, español, con 24 habitantes, otro muy pequeño llamado La Higuera y otro poco mayor llamado Los Barales, con noventa t seis personas.

     

    La labor de estos sacerdotes (que los hubo en este lugar muy cultos, con títulos académicos: Doctores, Licenciados, Bachillere, etc., etc.), la misma que han desarrollado los otros sacerdotes en toda la vida de nuestra Patria, ha sido la de civilizar, educar e instruir al pueblos en las cosas de Dios y de la tierra, sembrar virtudes, etc.; como lo dijo hace poco un ilustre Prelado norteamericano, que atribuye a esos héroes ignorados (42) el mérito de las hermosas virtudes del pueblo mexicano (que nosotros por ser nuestras no las sabemos apreciar y muchas veces las queremos cambiar por otras costumbres importadas, aunque éstas sean abyectas y bajas.)

     

    En lugar de exponer por extenso esta labor de los sacerdotes, me limitaré a hablar de dos de estos humildes personajes, con documentos fehacientes que hablan muy alto de su labor social.

     

    El primer documento es una parte de un escrito que le salió del corazón a un humilde Párroco cuando lo cambiaron de esta Parroquia a otra, y que lo dejó escrito en el Libro tercero de Gobierno de la misma, en la Pág. 40 fr., y así se lee, omitiendo aquí lo que no es a nuestro caso:

     

    “Sr. Cura D. Martiniano Chávez. Presente.

     

    “Me tomo la libertad, después de hacer presentes mis respetos, de dirigirme a Ud., impulsando solamente del deseo que me anima por la felicidad de los que hoy dejan de ser mis feligreses para serlo de Ud., y para que si Ud. lo tiene a bien siga la misma marcha en el gobierno canónico de esta Parroquia...”

     

    “Por ser pobres los fieles de esta Parroquia, pues en su generalidad son gente proletarias, sucede comúnmente que no presentan caballo para conducir al sacerdote al punto donde tiene que confesarse algún enfermo: yo muchas veces he ido a pie; y suplico al Sr. Cura Chávez tome en consideración lo expuesto y no se les exija cabalgadura cuando no la tengan.”

     

    “Aunque en los niños de ambos sexos se nota el crecido entusiasmo que abrigan por adquirir la instrucción, esta buena disposición es ineficaz por el descuido punible de los padres de familia, que o privan del todos a sus hijos del bien de la instrucción o los hacen asistir con irregularidad; resultado de esta conducta que los mismos llegan a formarse con un carácter disipado, la peor de las disposiciones para el aprendizaje, y el principio de fatales consecuencias para el porvenir.

     

    Siempre excité a los padres de familia para que se desprendiera del poco fruto que el pequeño trabajo de los niños pudiera producirles, y llegué a conseguir que concurrieran constante 120 niños y 80 niñas a la escuela; por lo que recomiendo mucho a usted, señor Cura, que los exhorte sin cesar a la educación de sus hijos, y atendida la docilidad de sus feligreses me daseguro que será Ud. oído, y Las escuelas llegarán a ser constantemente concurridas.”

     

    “Por último, Señor, quiero por una sincera gratitud, hacer aquí una mención honorífica de estos los que fueron mis feligreses; ninguno me ofendió, no tengo motivo alguno de queja, me dispensaron altos consideraciones inmerecidas y grandes servicios; son pobres pero llevan en su pecho un co9razán noble y bien inclinada, deseo que el cielo ratifique las bendiciones con que yo los cubro.”

     

    “Pio Mejorada.- (Firmado).

     

    “Curato de Chapala, febrero 17 de 1877.”

     

    El otro documento es parte de una pequeña biografía que se publico aquí el año 1943, cuando se trasladaron a la Parroquia los resto del Sr. Cura D. Jesús T. Orozco, que atendió esta Parroquia por más de 36 año (desde a mediados del año 1900 hasta a fines de 1936) y dice así:

     

    1900 le dirigió el Ilmo. y Rvmo Sr. Arzobispo D. Jacinto López, en la parte relativa dice así: “Espero que a más de empeño el aprovechamientos espiritual de los fieles… y fomentar el culto Divino, atenderá a la cristina educación de la niñez, mediante las Escuelas Parroquiales y las obras materiales que hubiere pendientes. También le recomiendo las Asociaciones de Piedad, mereciendo una especial mención de mi parte la del Culto Perpetuo de Sr. Sn. José… etc.”

     

    “En cuanto a lo primero que aquí recomienda el Ilmo. Señor no seré yo quien dé informes del modo cómo cumplió su cometido; citaré más bien una parte del Autor de Visita Pastoral que el Ilmo y Rvmo. Sr. Arzobispo Lic. José de Jesús Ortiz hizo a esta Parroquia el 4 de mayo de 1912. En su plática al pueblo dijo así el Ilmo. Señor:”… En lo espiritual, os ha concedido la gracia de que conservéis íntegro el depósito de vuestra fe, que tengáis dos digno y muy virtuoso Sacerdote, el Sr. Cura D. Jesús Tello Orozco y su hermano el P. D. José, que con tanto celo, abnegación y desinterés trabajan por vuestras salvación, siempre dispuestos a oíros si los llamáis, a auxiliar a algún enfermo, inmediatamente van, si a consolar al triste lo mismo, si a auxiliar o socorrer al pobre igual, ellos, venciendo mil y mil dificultades has trabaja en hermosear esta casa consagrada al culto de Dios; y vosotros- dijo su Sría. Ilma.- llevados de esos mismo sentimientos, los habéis ayudado con vuestro trabajo y vuestro donativo y habéis colaborado con ellos a poner esta Casa en el estado en que ahora se encuentra; pero todavía más han trabajado estos sacerdotes, que Dios os ha puesto por una gracia de su bondad, en hermosear vuestra alma, el templo de vuestro corazón, en donde Dios tiene su asiento: sí; ellos con sus ejemplo, con sus consejos, con su laboriosidad en el cumplimiento de sus deberes ministeriales han sabido labrar la felicidad de este pueblo conduciéndolo por el recto sendero …” (43)

     

    “ No necesitaría decir más, pues aquí está su actitud expuesta con toda claridad y por quien era entonces la voz de la Sta. Iglesia para aprobar; pero dedo exponer aunque sea brevemente también su actitud en cuanto a las otras recomendaciones especiales que ya vimos le hizo su Prelado al encargarle esta Parroquia.”

     

    “En cuanto a Escuelas Parroquiales, sé que llegado a esta parroquiales puso luego mano a la obra con todo ahinco, poniendo al frente de la escuela de niñas, que no la había, a la srita. Profesora Juana Chavoya, sosteniéndola de su propio peculio, hasta que la ola de la revolución barrió las escuelas parroquiales. La escuela de niños que tampoco había, fue atendida personalmente por él en un principio y por su muy digno hermano, poniendo después como profesores entre otros a los Sres. Félix Pérez y Everardo García.(44) Lo que yo puedo decir a ese respecto es que esa generación más formada y con más sólidos principios cristianos.”

     

    “En cuanto a obras materiales, ya a los 45 días después de recibir el cargo de la Parroquia, pide autorización para bendecir un altar que arregló en la capilla de Santa Cruz, para continuar el culto en ducho lugar. Al templo parroquial, que estaba en un estado casi ruidoso, le compuso las paredes, que no lo estaba, hizo un altar lateral, reformó los otros tres para unificar el estilo, reformó la fachada, fundió las campanas, decoró el interior del templo , etc. El hermoso templo de Sn. Nicolás de Ibarra él lo empezó y lo terminó. Techó el templo de Sn. Juan Tecomatlán. En Sn. Antonio, sobre muros de piedra de dos a cinco metros de altura, levantó el templo, lo techó e hizo un hermoso altar y casa, amén de las imágenes, vasos sagrados y ornamentos, de que quedaron todos habilitados. En Santa Cruz puso los cimientos de la capilla actual, que dejó a un metro de altura.”

     

    “En relación a las asociaciones piadosas ya nos habla el Padre Laris de la Tercera Orden de penitencia, que fundó y dirigió con toda dedicación. Del Culto Perpetuo de Señor Sn. José yo escuché de labios del Ilmo. Sr. Director Diocesano Mons. D. Manuel Diéguez que el referido Sr. Cura la tenía muy bien atendida y rendía mucho fruto a favor del Seminario.” “Fomentó las obras sociales y la educación social del pueblo. Muchas veces trajo oradores y directores sociales como el Lic. D. Anacleto Gonzàlez Flores, y se fundó a iniciativa suya una cooperativa de consumo que durante muchos años reguló el comercio de la población en bien de los pobres.” “Por último: en el Auto de la Visita Pastoral arriba citada dice así: “Sobre dos cosas, dijo Su Sría. Ilma. Que llamaba especialmente la atención: la primera sobre este último beneficio que se acaba de indicar y la segunda sobre los peligros que se temen por los malos ejemplos de aquellos que vienen a recrearse a este lugar, a dar rienda suelta a sus pasiones y a sus vicios, y siendo de toda nacionalidad y todos creados, pudieran hacerles perder la fe y las buenas costumbres. Recomendó su Sría. Ilma., de que disfrutáis en este lugar, esa fertilidad y hermosura de este suelo, es precisamente lo que os trae esos peligros; y si habéis recibido los bienes en abundancia, también estáis más obligados que otros muchos a ser agradecidos, a ser buenos y amar a Dios de quien proceden todos esos bienes… “Y, para obtener de Dios las gracias necesarias, para vencer estas dificultades, para ponerse de veras en el papel que le correspondía, de mediador, entre Dios y los hombres pecadores y otros en peligro: todas las noches se veía a dicho Sr. Cura (aparte de sus muchos sacrificios y buenas obras de día) conforme se cerraba el templo, rezando con mucha piedad el santo vía-crucis y permaneciendo después en oración ante el Santísimo Sacramento pidiendo por su pueblo, hasta pasada bien la media noche (hasta como la una o dos de la mañana.)” “Cuando supe esto me dije: ¡Con razón este pueblo, a pesar de vivir en centro de tanta disipación, no ha perdido el temor de Dios y, dejando a un lado los ejemplos de vicio y de falta de pudor, él se conserva, en cuanto cabe, adherido constantemente a su fe moral cristiana!” “En el tiempo de la persecución religiosa dio pruebas, más claras aún de amor a su deber y alas almas que se le habían encomendado, no abandonándolas sino permaneciendo firme, como el buen pastor, en medio de sus ovejas, ofreciendo su vida por ellas.” “Por eso la Parroquia toda de Chapala tiene para con él una deuda muy grande de gratitud, respeto y amor como a su bienhechor y padre, que dedicó a ella los 36 últimos y mejores años de su vida.” “¡Que Dios lo corone con el premio de los buenos, y le dé su eterno descanso!” (Hasta aquí la biografía que se cita).

    Resultado Como resultado de esto podemos decir que el pueblo de Chapala ha heredado de sus antepasados un sentimiento religioso fecundo en virtudes prácticas: Es pacífico: Los jueces que he conocido en este lugar me han informado siempre que los procesos por crímenes de sangre que se ventilan en su oficina son casi en lo absoluto de otros pueblos de su jurisdicción.

     

    Es respetuoso de la propiedad: esta es una virtud proverbial suya, que le hace simpático a todos sus visitantes.

     

    Es agradecido y cuanto cabe puro, a pesar de los muchos malos ejemplos que recibe.

     

    Todo esto, también a pesar de la embriaguez que domina no sólo en la clase baja (45), y el. espíritu de preocupado para educar y aún para corregir a sus hijos, que embargan a los padres de familia impuestos por el turismo a ver y dejar, sin meterse en los demás.

     

    La imágenes más venerables que se tienen aquí son:

     

    La Purísima Concepción, que se venera en el altar mayor de la Parroquia. La mando hacer el Sr. Cura D. pío mejorado, el año 1875 como de donativos exclusivamente las señoritas y niñas de la población. Antes estaba en el altar mayor la pequeña Imagen de Ntra. De las victorias, que probablemente ente el Hospital.

     

    El Señor del Socorro. Dice el Sr. Cura de serafín García Cárdenas (última foja del Libro 1º Gobierno) que el año 1800 lo encontró en la sacristía, el día del Santo Nombre de Jesús, con un papelito sin firmar que decía que “la milagrosa Imagen de Jesús crucificado la dejaba a su parroquia.)

     

    Desde entonces, dice, se le tuvo mucha devoción bajo de “SEÑOR DEL SOCORR O” y se le hicieron fiesta cado año, con mayordomo, el día Santo Nombre de Jesús.

     

    La Imagen de Sn. Francisco, la compró la V. O. T. dos años después de fundada, en 1908. La del Sagrado Corazón la regaló la Sra. María Pacheco Vda. De Arzapalo, muy devota del Sagrado Corazón.

     

    La mejor obra de arte que se conserva en esta Parroquia es una custodia de plata del siglo XVIII. Le habían cortado los arabescos que tiene elevándose del nudo, pero en su 2º. Centenario, el año 1941, se reformó bajo la dirección de Fr. Luis palacios, poniéndoselos de nuevo, así como sus campanitas.

     

    La Imagen de Ntra. Sra. de Sn. Juan de los Lagos fue hecha aquí con hierro y cemento por el maestro albañil Rodolfo Torres.

     

    Conmemoraciones transcendentales

     

    El último domingo de junio del año 1938 se hizo la Consagración de toda la parroquia de Chapala al Sagrado Corazón de Jesús, como constante en un pequeño monumento de madera que sostiene la corona y el centro del Sagrado Corazón, con la siguiente inscripción:

     

    “El día 24 de julio de 1938 (IV Centenario de la fundación de esta Villa) el Excmo. Sr. Arzobispo Dr. D. José Garibi Rivera hizo la consagración de esta parroquia al Sacratísimo Corazón de Jesús.

     

    “Chapala dedica este monumento a su Rey.”

     

    El día 15 de agosto de año 1941 se hizo la Bendición de la Capilla de Ntra. Sra. de Lourdes (46) y el día 19 del mismo mes se hizo la Solemnísima primera Peregrinación y la bendición de la Imagen, por el Sr. Arzobispo de Puebla, con asistencia de otros cincos Señores Obispos por varios Prelados de la Republica que un día antes asistieron en Guadalajara a l Coronación de Nuestra Señora del Rayo.

     

    El año 1947, primer centenario de los Niños Héroes de Chapultepec, a iniciativa del P. Vicario Cooperador D. Raúl Navarro, se formo una banda infantil de música, que lleva el nombre “BANDA INFANTIL NIÑOS HEROES” que ha alcanzado grande fama, nacional podemos decir, y grande estimación por su disciplina, así como su buena actuación musical. 

     

    El año 1948. Celebrando también el IV centenario del primer templo que se hizo en este lugar, se dedicó la Capilla de Ntra. Señora del Carmen (47) y se hizo la fundación de una Comunidad de Religiosos Carmelitas, que se dedican a la enseñanza y educación de las niñas, y con tendencia a dedicarse aquí también al servicio de algún hospital; juntamente con esto se fundó el “Colegio María” para niñas y el “Colegio Fr. Miguel de Bolonia” para niños.

     

     

    Agregar un comentario

    Tu nombre o Ingresar

    Tu dirección de correo (no se mostrará)

    Mensaje *

    © 2019