Menú

    | Más
    Javier Raygoza Munguía
    Director del semanario PÁGINA Que sí se lee!
    de la Ribera de Chapala

    Fenómenos en el Lago

     

    “Hemos observado en ésta el fenómeno de las mareas accidentales que suelen durar bastantes tiempo. Esto sucede por lo común a cosa de las cinco de la tarde. Es visible el fenómeno en la ribera septentrional, como en Tlachichilco y Chapala. El agua se eleva de 1 a 4 pies.

     

    “También observado en la Laguna el fenómeno del “miraje” de las aguas, esto es, que una parte de ellas refleja los objetos y se conserva tranquila junto a otra que la isla de Chapala, al mediodía con el tiempo sereno y el sol ardiente. Creo que los dos fenómenos tienen sus puntos de correlación.”

     

     

     

    Clasificación de terrenos. Geología. (33)

     

    Escribiendo sobre los terrenos que rodean al Lago en su lado norte habla de las fértiles llanuras de Ixtlahuacán y Atequiza, enriquecidas con los detritus de las montañas, y clasifica algunas colinas de tephrinas rojas, sembradas de mica y piroxena verde, (cantera), basalto y pórfido. Hay vetas de cinabrio, plata, oro, cuarzoso, con carbonato de cal en venas, de las que se ha sacado galena platota con cobre amarillo” (34)

     

    Cerca de la de Hacienda de La Labor, de Ixtlahuacán. De Jocotepec y Huejotitán, son muy gruesas las masas de lava.

     

    Haciendo mención de sus observaciones en el fondo de la Laguna, Galeotti dice:

     

    “Parece que el fondo de la laguna es de caliza. Casi todas sus orillas son de arcillas gris o blanquizca, cubiertas su superficie de eflorescencias semejantes al tequesquite de Guadalajara.

     

    “Un corto espacio inmediato a Chapala, se compone de arena cuarzosa y fina, con fragmentos de cristales de albite, mica y roca porfiosas; las aguas se han acumulado en una grande hendidura o valle paralelo a las masas ígneas, cerrado por estas misma s rocas. Las islas son las cumbres de otras montañas ígneas.

     

    “La naturaleza, el aspecto y el color de la caliza, y sobre todo la regularidad de su estratificación, que no presenta capas onduladas nos ha hecho clasificarla entre las formaciones colíticas y considerar el yeso como producidos por el ácido sulfuroso que obró sobre la caliza, cuya descomposición es muy grande cuando está junto al basalto, que, como ya hemos dicho, despide en Huejotitlán y en otras partes, vapores sulfurosos, brotando aguas termales al este de este punto de Chapala, y mucho agua caliente a distancias más o menos grandes.”

     

    Galeotti tuvo noticias de que en algunos puntos de la laguna había sido descubierto huesos de elefantes, mastodontes y tapires, explicando que “la posición de huesos en terrenos de acarreo de agua dulce cercanos por lo común a algún lado grande, nos hace creer que estos animales perecieron en una grande invasión repentina de las aguas: y en efecto, todo el Bajío, las llanuras de León, Lagos y las de Guadalajara y ahi en Tepic, presentan señales inequívocas de la antigua ocupación de aguas saladas; pues lo son las florescencias salinas de las llanuras y aún de la ciudad de Guadalajara. Las erupciones y emisiones de lavas ahondaron grande valles formando receptáculos donde se acumularon las aguas que después se han alejando por causas análogas, y por la destrucción de los diques naturales.”

     

     

     

     

    Paleontología. (35)

     

    Dice Galeote que habiéndose encontrado numerosos fósiles de mastodontes, “se creyó que esos huesos pertenecían a razas de hombres gigantes; pero habiendo sacado pedazos de fémur y de tibia no lograron identificación alguna, pues al exponerlos al aire se convertían en polvo blanco.” (36)

     

     

     

     

    Arqueología. (37)

     

    Después de dar a conocer la situación del lago y sus alrededores, aseguraba Galetti que “excavando en las cercanías del pueblo de Chapala se encontraban numerosos sepulcros de indios, esq1ueletos, jarras de barro y fichas monetarias de obsidiana.” (38)

     

    El año 1925, el gran geólogo alemán Robert H. Palmer, maestro y jefe de esta importante sección en el Instituto Geológico de México fue enviado por el Director de dicho Instituto con el fin de estudiar la región de Chapala. Su informe coincide con el anteriormente expuesto de Galeote, y sólo copio de él estas dos pequeñas citas, tomadas del folletos “El Suelo de Jalisco “ del P.D. Severo Díaz, Pág. 43, que son muy importantes:

     

    Hablando de los terrenos que circundan la Laguna dice: “Tienen también, capas extensas de una tierra blanca de diatomeas (plantas acuáticas) de aguas dulce y otras delgadas de piedra pómez. A causa de su poca consistencias la erosión cunde rápidamente en estos mantos aún por débiles corrientes de agua que por lo fino del material y su color blanco toma el aspecto de leche diluida en ella. Esta es la causa de que el agua del Lago tome el aspecto lechoso que le es característico, especialmente en su extremo poniente…”

     

    “Hay por último otra rocas que deben mencionase en este lugar . En la población de Chapala hay una pequeña montaña llamada Cerro de Sn. Miguel. La roca que lo constituye es, o un basalto cuarzosos o una decita. La erosión de esta roca proporciona los límpidos granos de cuarzo que forman la playa arenosa de Chapala.”

    Agregar un comentario

    Tu nombre o Ingresar

    Tu dirección de correo (no se mostrará)

    Mensaje *

    © 2019